Activación y cuidados Llamadores de Ángeles

ACTIVACIÓN


En este proceso le daremos la intensión o misión a tu Llamador, te en cuenta que cada vez que lo desees puedes darle una intensión diferente, es decir, hoy lo puedes programar para que te acompañe porque te sientes desprotegido y luego con el tiempo re-programarlo para que te traiga tranquilidad, deja que sea tu sentimiento el que decida.


1- Busca un lugar solo y tranquilo, donde te sientas cómodo y a gusto, recomendamos estar sentado, con los ojos cerrados y manteniendo una respiración tranquila y serena.

2- Toma tu Llamador y con tu mano derecha en el corazón y la mano izquierda sujetando tu llamador a la altura de la boca del estomago.

3- Cierra los ojos y di tu nombre mientras haces sonar tu joya, agitándola suavemente.

4- Respira profundo y une tus manos a la altura del corazón, manteniéndolo entre las palmas.

5- Has una pequeña oración personal donde le expresas a tu ángel lo que te da fuerza en la vida y con tus palabras, exprésale que atreves del sonido de tu Llamador, lo invitas a estar a tu lado, que el objeto que hoy tienes entre tus manos se convertirá en un ejemplo de amor que habita en tu corazón y su sonido traerá en a tu ser su dulce compañía.


CUIDADOS DE LA JOYERIA
1- No tomar baños con la joya puesta.
2- No aplicar químicos limpiadores o de otro tipo ya que agrede el chapado y oxida la joya.
3- Evitar tirones con otros accesorios, ropa o agentes externos.
4- Guardar cada joya por separado, protegiéndola con un grueso paño, algodón o pieza de tela, que evite fricciones y contacto.


PREGUNTAS FRECUENTES


¿COMO LO LIMPIO?
Para limpiarlo, toma el Llamado suavemente en tus manos y pasa el paño por todas sus partes, dije, accesorios, cadena, broches y demás componentes.


¿QUE PASA SI ALGÚN DÍA SE ABRE TU JAULA Y EXTRAVÍA EL CASCABEL.?
Nada, no pasa nada, al desaparecer de tu lado, siempre vivirás en la compañía de tu Ángel. Solo asume que tal vez era hora de renovarlo pues ha cumplido su tiempo energético contigo.


¿PUEDEN TOCARLOS O PUEDO PRESTARLO?
Nuestros llamadores son completamente personales,, por tal motivo intransferible, pues ellos como objetos se cargan de nuestra energía personal y funcionaran de manera perfecta en unidad con su portador.


¿QUE ES UN LLAMADOR DE ÁNGELES?

La leyenda le otorga la facultad de proteger a quien lo posee y de favorecer su bienestar.


Se lleva en el cuello como colgante, también puede ser ubicado en el hogar, preferentemente en una puerta o en una cuna: en la puerta, porque al abrirla y cerrarla provocamos que el llamador de ángeles se mueva y suene; en la cuna, para hacerlo sonar antes de que se duerma el bebé y proteger. De hecho aunque el llamador es para beneficio exclusivo de la persona portadora, protegería al futuro hijo aun estando en el vientre materno. Para ello se utiliza una cadena de 70 centímetros como mínimo, así el llamador quedará a la altura del bebé. Eso sí una vez que éste haya nacido, puede ser utilizado únicamente por uno de los dos, madre o hijo.


Los llamadores de ángeles producen un sonido armonioso y agradable como el de unas campanitas, que según la tradición atrae y avisa a nuestro Ángel Guía de que necesitamos su presencia. A los ángeles les encanta este sonido, probablemente por la transmisión de las vibraciones metálicas; si además es utilizado por un humano, los ángeles reciben un mensaje extra que les informa de que están siendo llamados por un ser al que aman.


Existen varias leyendas sobre la historia y orígenes de los llamadores de ángeles. Quizás la más hermosa sea una leyenda que nos cuenta que, hace miles de años, los humanos vivían en contacto directo con sus Ángeles Guías y por alguna razón seguramente vinculada al Pecado Original, tuvieron que dejar de vivir conjuntamente con ellos. Los ángeles apenados por la pérdida de la compañía de los humanos los seres que más amaban, obsequiaron a éstos con colgantes, al agitarlos sonaban como campanillas. Estas esferas eran un símbolo de protección.


Los ángeles se despidieron de los humanos y les explicaron que aunque ya no los volvieran a ver, si se sentían en peligro, desprotegidos o simplemente tristes, sólo necesitaban agitar la esfera, ya que, cuando escuchara su sonido, el Ángel Guía de cada uno acudiría en su ayuda o compañía.


Los ángeles pusieron una única condición: el colgante sería de uso exclusivo y personal, pues todos tenían un sonido propio y reconocible por cada Ángel Guía, este ángel no puede ser "prestado" a otra persona. Si se contravenía esta condición, la magia y protección de la esfera desaparecería. También explicaron a los humanos que el mismo colgante podía ser utilizado por una madre y su bebé mientras éste se encuentra en gestación, ya que, en ese estado, ambos comparten un Ángel Guía. Una vez que el bebé hubiera visto la luz, la madre debía decidir si el colgante se utilizaba para su protección o para la de su hijo recién nacido. Nuestros antepasados decidieron llamar a estos colgantes "llamadores de ángeles".


No hay productos para mostrar en esta categoría.